Infieles #4 (¡que siga el virus!)

God made the virus. Nunca habíamos sido “virales” antes, una palabra que en esta casa siempre había significado Couldina, guardar cama, ciscarse mil veces en quien nos infectó y esperar a que el maldito antibiótico surtiese efecto. Pero Infieles #3 fue lo más cercano a “viral” que aquí, en nuestro palacete, habríamos considerado nunca. Nuestro hombre en Playground nos confirmó que la pieza había llegado al MILLÓN de visitas, y ustedes mismos pueden atisbar el número de shares que el engendro tiene (100.445 en el momento de redactar esta entrada).

Acostumbrados a pergeñar textos cómicos para varios centenares de majaras, o entrevistas para un par o tres de millares de lo mismo, comprenderán que estemos asaz desconcertados ahora mismo. Desconcertados y orgullosos, huelga decir.

Pero adelante. Aquí tienen la nueva entrega de Infieles, la #4, en la voz de nuestro tercer sujeto. ¿Llegará a los niveles de popularidad chiflados de la anterior? Hagan sus apuestas desde ahora mismito.

Anuncios