10 cosas que siguen sin gustarme de la paternidad + Infieles #5 (last stance)

Dos artículos de cariz muy distinto (de aquí su amigo Kiko Amat) que acaban de ser publicados en Playground, uno para reír de forma fuerte y el otro para mesarse los cabellos y frotarse vigorosamente el mentón (mientras uno tal vez indaga formas de inflitrarse en el FB de la parienta/pariente, o empieza a olisquear las prendas íntimas del amado/amada en busca de fluidos foráneos).

El primero es un favorito personal de los últimos meses: 10 cosas que siguen sin gustarme de la paternidad. Y da inicio con esta inquietante declaración: “Una vez, cuando yo era niño, mi madre nos llevó a mi hermano y a mí al pabellón psiquiátrico donde ella trabajaba de enfermera”. Lo demás es pavor, autoescarnio, odio locatis y la ocasional demostración de corazoncito, que uno también lo tiene (no se vayan a creer).

El otro es otra cosa, oh, mariposa: Infieles #5, la última entrega de la serie de entrevistas a adúlteros anónimos (aún no convertidos en sociedad: Adúlteros Anónimos S.A.), que reune una ensalada de confesiones de infarto, de los labios de 5 infieles (sujetos) más. El final de una serie -gracias y hasta otra- que, conviene recordarlo, adquirió visos de viralidad y chifladura online cuando una de las entregas superó el millón de visitas y cerramos la Bolsa con 158.237 shares (a día de hoy).

Hala, a leer. Sigo disponible para fiestas infantiles y pregones municipales.

Anuncios