La canción del viernes #8: TEXAS IS THE REASON: There’s no way that I can talk myself out of this one tonight (the drinking song)

La canción de los viernes que sale los jueves (o cuando se me antoja, vamos).

Esta me ha hecho compañía toda la vida, especialmente en los días de saltarse la tapa de los sesos, y me recuerda de forma fuerte a Cricklewood, 1995 (ver Mil violines, queridos lectores). Vi a Texas is The Reason en Londres, el 1996 junto a Samiam (¿en el Powerhäus?), en pleno momento emo-demente, y es uno de los mejores conciertos de mi VIDA ENTERA.

Es una canción para beber y corear, como indica el título, abrazado a tus amigos y tratando de trasegar el cascote de la tráquea.

There´s no way I can talk myself out of this one tonight.
Everyone is my last,
I swear that this is my last.
By now you should know what to say.
By now you should know all of this by heart.
By now you should know what to say.

Me ha costado horrores decidirme por esta, porque el elepé entero es la pera, y porque “A jack with one eye” (“Your place is still at the heart of my everything“, toma ya frase, chata) también me emociona lo suyo.

 

Anuncios