Hey Ringo!

https://i2.wp.com/estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/8/4/icoy9748307-ringo-julian160913220106-1473797073848.jpgAyer estuve en un entierro. Jamás fui íntimo del hombre que había fallecido, pero es de justicia afirmar que sin él muchos de nosotros no estaríamos aquí, o al menos no en el modo presente. Se llamaba RINGO, y fue el primero en muchas cosas. Vivía en el 13 pero el 1 cayó, hace un mes.

Su obituario no ha aparecido en casi ningún lado, porque Ringo fue un pionero de lo subterráneo, y hay culturas que son más culturas que otras, y él permaneció en lo underground por pura actitud personal y asco hacia lo banalizado y amor al pop y a su visión. Tan personal, tan poco voluble al viraje o la aquiescencia o a las modas pasajeras. Ringo era el super-individualista. El auténtico face.

Me dirigía yo a escribirle una buena despedida, a Ringo, un escrito lustroso y que estuviese a la altura de su talla emocional y cultural en mi vida (y la de muchos otros), pero se me adelantó alguien con mucho más derecho a hacerlo. Su amigo Víctor “Mágico” López. Salió publicada hoy mismo, en El Periódico. Léanla, por favor. Dice todo lo que hay que decir, y por añadidura les propina un buen cate ladeado a los ceporro-mods de la época, los que jamás entendieron. Ni a Ringo, ni nada (en general).

Y lean también esta encuesta de la serie “Yo fui el primer…” que Ringo le contestó a La Escuela Moderna, mi ex-fanzine, hace cinco años. Si al terminar leen también mis notas biográficas, comprenderán por qué Ringo fue más que crucial. Iba a decir que él fue el graduado en underground original, pero fue más bien el decano. El maestro de muchos, incluyéndome (por supuesto) a mí.

Adiós, Ringo, child of the sun.

Anuncios