Ese pregón va de nosotros

El primer pregón de las fiestas de cualquier ciudad del mundo con el que me identifico plenamente. El de esta Mercè, de Javier Pérez Andújar. El primero que defiende la cultura obrera, la de los pobres, los tebeos y las subculturas, la de los setenta y ochentas, El Víbora y Decibelios, fanzines, el KGB y las radios libres y los ateneos, mods y rockers, chapas y americanas del abuelo, anfetamina y peleas.

Ahora que he visto a l’Odi Social en un pregón de Barcelona ya puedo cascar. Dios, los convergents deben estar llorando en sus mazmorras S&M; y que se jodan.

“Los bloques verdes, las tres chimeneas, la planta asfáltica del Verdum, paisajes de civilizaciones desaparecidas que nunca van a estar entre esos recuerdos de la ciudad que se venden en las Ramblas, pero que no hay manera de olvidar, no olvidamos porque sería traicionar a quienes se jugaron la vida en la calle, en el trabajo, en las huelgas, y la perdieron”.

Ese pregón va de nosotros. El otro, esa excreción (cómica, pero no del modo que pretendían), claramente no.

Bravo, Andújar. El extrarradio en pleno te saluda.

Anuncios