Como un huracán

Aunque no soy particularmente adepto al soft metal baladesco de Scorpions, hay que reconocer que las primeras semanas de presentación y promoción de Antes del huracán han rockeado como, eso, like a hurricane.

Toda la información la hallarán no aquí, un blog pausado que avanza al ritmo de las placas terrestres, sino en eso que llamamos redes sociales. En el caso de twitter, de Anagrama, de Carmona Agency y, de tanto en cuando, Primera Persona. En lo de Facebook, pues ya lo buscarán ustedes mismos que tengo una cosa en el fuego. El Instagram de Anagrama también, ahora que recuerdo. Y en las de cada medio o periódico que lo haya sacado, por descontado. Les recomiendo husmear allí para todas las novedades, para enterarse de la próxima presentación en Madrid el 3 de Mayo (en Tipos Infames), de las firmas de Sant Jordi y la Feria del Libro, y de cada intervención mediática que realicemos con intenciones divulgatorias y promocionales de, qué si no, Antes del huracán.

Supongo yo que en unas semanas ya les colgaré aquí entrevistas y reseñas y artículos nuevos. O, en caso de que no haya ninguna y todo sea huracán-céntrico, imágenes de Harold -el erizo de mis hijos-, defecando. Para que haya algo que ver si entran, ya me entienden.

Antes de dejarles querría remitirles al maravilloso texto que Carlos Zanón, admirado peer y colega, leyó en la presentación barcelonesa de Antes del huracán en la librería La Central. Es este.