Aretha y la segunda fila

Aquí un artículo que escribí hace unos días lleno de virtuosa indignación (en realidad solo era un fastidio de lo más tolerable) sobre esto de Aretha, Aretha y Aretha hasta en la sopa.

Quise recordar a todos los demás, aquellos que nadie o casi nadie recuerda, y sin embargo tenían el mismo o mayor talento que la fallecida. Si cae un soulman en medio del bosque y no hay nadie para escucharlo, ¿ha caído el soulman?

Este eficaz link de El Periódico les llevará directamente hasta mis coruscantes palabras.

Anuncios