Razones para la anglofilia #586

Una de las preguntas que me suelen hacer más a menudo es que por qué soy anglófilo. He respondido muchísimas veces a esa cuestión, a menudo alterando la respuesta, para entretenerme a mí mismo o  por la simple razón de que tengo centenares de razones, y me resulta complicado resumirlas en un one-liner convincente.

Pero supongo que si alguien me volviese a hacer la pregunta, le dirigiría simplemente a este pequeño video de Spike Milligan, grabado cuando le entregaron el Lifetime Achievement award en los premios British Comedy de 1994. En su breve aparición, el autor cómico más reputado de toda la Gran Bretaña califica al Príncipe de Gales de “hijo de puta servil”. Ante toda la nación.

En momentos de mendaz maturranga pro-poder sobre los “límites del humor” (qué extraño que ningún columnista hable sobre los límites -prohibiciones, más bien- del humor anti-religioso y anti-monárquico), les conmino a que traten de imaginar por un segundo a un autor cómico español de la misma talla realizando un acto similar con cualquier Borbón, príncipe o rey o sobrino corto de entendederas.

No, ¿verdad?

Pues por eso, exactamente por eso, soy anglófilo.

Anuncios