Cosas Que Leo #15: GRANDES ESPERANZAS, Charles Dickens

Expectations Dickens

“El plan educativo o curso establecido por la tía abuela del señor Wopsle puede resumirse en la siguiente sinopsis. Los alumnos comían manzanas y se metían mutuamente pajas en la camisa y la espalda, hasta que la tía abuela del señor Wopsle reunía sus fuerzas y les atizaba unos cuantos palos de ciego con una vara de abedul. Después de recibir la acometida con una rechifla general, los alumnos se alineaban y, en medio del mayor alborozo, se pasaban de mano en mano un libro destrozado. El libro contenía un alfabeto, unas cifras, unas tablas y unos ejercicios para deletrear; mejor dicho, los había contenido. Tan pronto como este volumen empezaba a circular, la tía abuela del señor Wopsle caía en un estado comatoso a causa del sueño o de un acceso de reumatismo. Los alumnos, entonces, se ponían a estudiar rivalizando por el tema “zapatos”, a base de ensayar quién era capaz de pisar con más fuerza los pies de los demás. Este ejercicio mental duraba hasta que Biddy se precipitaba sobre ellos y distribuía tres biblias estropeadas con los cortes roídos, impresas más ilegiblemente que cualquier curiosidad literaria con la que haya topado desde entonces; todas manchadas de orín y con varios ejemplares del mundo de los insectos aplastados entre sus hojas. Esta parte de la clase era animada ordinariamente por diversos combates singulares entre Biddy y algunos estudiantes reacios. En cuanto terminaban los combates, Biddy indicaba el número de página, y todos leíamos en voz alta, formando un coro espantoso. Biddy nos dirigía con voz chillona y monótona, y ninguno de nosotros tenía la menor idea de lo que estaba leyendo ni respeto alguno por ello. Este terrible estruendo acababa por despertar a la tía abuela del señor Wopsle, quien se arrojaba tambaleándose sobre el primer muchacho que le venía a mano y le tiraba de las orejas.

Ésta era la señal de que la clase había terminado por aquella noche, y todos salíamos a la calle dando alaridos de triunfo intelectual.”

Grandes esperanzas

CHARLES DICKENS

Alba Minus, 2010 (Great Expectations se publicó por entregas semanales en la revista de Dickens All The Year Round entre 1860 y 1861, y se publicó en forma de un solo libro en 1862)

522 págs.

*** El otro día, tras un severo análisis de propiocepción, me di cuenta de que hasta la fecha solo había leído tres libros completos de Charles Dickens. En uno de esos proyectos intelectuales que uno emprende cada cierto tiempo, y que solo tienen como fin el ensanchamiento del alma, la mejora cerebral (también novelística) y la dicha del espíritu, resolví leerme, poco a poco, todos los libros (no fallidos) del autor. Este es el primero de dicho proyecto.