Kiko Amat tiene un taller en Huelva

Resultat d'imatges de harry crews class

En Huelva será más o menos así. Y llevaré ese look.

Y no es una rectificadora ni un taller de neumáticos, como mi currículum académico pre-novelismo podría hacerles sospechar. Es un taller literario. Li-te-ra-ri-o. Yo les enseño la ALQUIMIA de cómo se hace todo esto que hacemos los novelistas. Por un módico precio. Tirado, vaya.

Mi taller será eminentemente práctico, sin maturranga teórica ni extensas semblanzas biográficas de Henry James. Les contaré, simplemente, cómo se hace esto. Y por qué se hace. Y cómo no pegarse un tiro en el proceso de estar haciéndolo.

He titulado este curso con una espléndida butade que en realidad no lo es tanto: “Cómo escribir novelas sin tener estudios”. La cosa irá de normas, intuiciones, talentos, historias y herramientas, pero no de títulos académicos ni (un tanto irónicamente) diplomas en escritura creativa.

Mi “asignatura” está enmarcada en un curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía que lleva por título “La literatura social: aproximaciones, tendencias, futuro”. Si cliquean el enlace toparán con toda la información, y mi ilustre nombre entre el profesorado. Como lo oyen: profesorado. El asunto tendrá lugar en la Sede Santa María de la Rábida, en Palos de la Frontera (Huelva). No les he dicho la fecha: martes 16 de julio, de 17 a 19:30 horas.

Para que la cosa se ponga en marcha, primero, querido alumnado, tienen que apuntarse. Si me hacen el favor. Y luego yo cumpliré mi parte del trato revelándoles todos los secretos de mi logia.

Anuncios

Il poverello: vida y milagros de San Francisco de Asís

Es el título inexacto que le he colocado a un artículo para los señores y señoras de la revista El mon d’ahir.

Pues se trata de su vida y “milagros”, en efecto (las comillas son mías), pero no como los han leído en otros lugares. Hace mucho tiempo que leo sobre hagiografía (vidas de santos) y torturas a mártires, y el resultado de tanto leer ese tipo de cosas ha sido este reprensible reportaje.

Mi pieza, de gran salacidad, razonada mordacidad y desbocada comicidad, empieza de este jaez:

Resultat d'imatges de giotto san francisco de asis

“Si os aburro me decís que pare, ¿vale?”

“1. San Francisco de Asís era el santo más venerado en mi casa. Cuando digo “más” lo que quiero decir es “único”, y cuando digo “venerado”, lo que quiero decir es que teníamos un tablón para llaves con su efigie en la puerta. Un bibelot de hierro con la figura del santo en incómoda pose oratoria, y la leyenda: “San Francesco proteggi la nostra casa”. No la protegió muchísimo, que digamos, pero eso ahora no viene al caso.

San Francisco de Asís había sido designado Guardián de las Llaves del Piso porque, cuatro generaciones atrás, alguien decidió que todos los primogénitos varones de la familia seríamos ungidos con su nombre y, es de suponer, arropados en su halo. Yo fui el cuarto, y en mi carnet de identidad aún puede leerse “Francesc d’Assís”. No quise laicizarlo; no sé muy bien por qué. Tal vez porque me iba bien ser asociado a un santo cuyos atributos y valores eran el perfecto opuesto de los míos (empezando por la humildad y terminando con el perdón; lo de la pobreza sí coincidía, muy a mi pesar). Tal vez porque San Francisco de Asís fue uno de los santos más friquis de todo el tinglado, y yo empezaba a transitar esa senda.

Ustedes dirán que todos los santos eran friquis, y tendrán parte de razón. Los había bizarros, volcánicos, sicalípticos, masoquistas (casi todos), homicidas, homoeróticos, incluso andaluces. Pero San Francisco de Asís era friqui de un modo muy particular. Una especie de nerd ultramotivado y asmático que nunca paraba quieto: un día entregaba sus ropas a un leproso, el otro te levantaba una iglesia, al tercero montaba una banda y al cuarto impartía doctrina a unos pajarracos. Hoy en día alguien así, por descontado, sería diagnosticado con Trastorno Bipolar. No se rían: los trastornos graves de personalidad eran un requisito laboral indispensable para los cristianos old school[1]. Cualquier definición estándar sobre sintomatología bipolar suena a currículum vitae de San Francisco: “excitación excesiva, percepción de grandeza, irritabilidad, falta de sueño, aumento notable de energía, pérdida de energía, verborrea, tristeza, ansiedad, llanto incontrolable, cambios en el apetito y pensamientos suicidas”. Pero en época de nuestro santo no sabían un carajo de psiquiatría elemental, así que le santificaron.

[1] Pablo de Tarso, Romanos 7:15: “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago”: brote sicótico de manual.”

Pueden comprar la revista El mon d’ahir en los mejores quioscos de Catalunya y entretenerse un rato con mi pieza, y con el resto de historias (más serias) que abundan en el magacín.

2 videos de Kiko Amat

No son videoclips de mi grupo new romantic, que acabo de rescatar para su carcajeante solaz. Son un par de videos de su escritor y paranoico favorito charlando sobre cosas. El escritor es el pavo ese del centro de la imagen que gesticula espasmódicamente, como si le hubiesen deslizado una anguila eléctrica dentro de los gayumbs.

Uno de ellos es el videoresumen de la charla que di el otro día en la Biblioteca Rubió i Balaguer, en Sant Boi.

El otro es el discurso de cariz y extensión castriana que metí el otro día en La Virreina sobre el Reino Unido en los 70’s y primeros 80’s y el Exit Photographic Group. Es una chapa (de largo), pero es ameno, ya verán. Y si se aburren solo miren cómo le revolotean las manos, al tío, cual jilguerillos de speed. Conmigo habla el gran Valentín Roma, soy MUY FAN, pero que MUY MUY FAN, de su nuevo libro Retrato del futbolista adolescente (Periférica)

Kiko Amat en Piloto Rojo (Zaragoza), 06 de marzo

Sí. El jueves o6 de marzo estaré en Zaragoza, les guste o no. Me subiré a un escenario y diré COSAS.

No estaré solo: me acompañará la ínclita Lucía Lijtmaer.

El asunto es parte de una iniciativa llamada Piloto Rojo, enmarcado en los actos de Etopia (centro para arte y tecnología de Zaragoza).

La charla ha sido bautizada como: “No te fíes del algoritmo… y prescribe que algo queda”. Hablaremos de escritura y también de periodismo (pese a que yo, de título oficial, solo tengo el carnet de manipulador d’aliments de 1984, y ya no está vigente).

Aquí pueden leer toda la información. Es a las 19h, y gratis.

Acné, paranoia y speed: pesadillas psicodélicas adolescentes 1966-1989 (una conferencia de Kiko Amat)

Resultat d'imatges de jefferson handkerchief - i'm allergic to flowers

Había olvidado citarles a esto. Pero ahora lo he recordado, y tengo que decírselo antes de que se me vuelva a olvidar:

Este lunes 05 de noviembre estaré en Madrid, en el Círculo de Bellas Artes, a las 19:30, en la sala Gómez de la Serna, hablando de psicodelia, a mi maner-a-a-a-a. La entrada es libre. Es una conferencia ligada a una exposición: Psicodelia en la cultura visual de la era beat 1962-1972. Yo daré una charla magistral sobre psicodelia tal y como la veo yo (que no es necesariamente la misma mirada que la de algunos historiadores del rock). También pondré algunas canciones.

La cosa irá por aquí:

“Existe una psicodelia que no habla de incienso, pipermint y flores. Que no se confeccionó en la Vieja Tienda de Té de la Señora Maples. Que tiene poca paz, y el único amor que conoce es obsesivo, despechado y vengativo (“I never loved her!”). Que no va de teatro performance, pasotes triposos de 15 minutos, caras pintadas ni elepés conceptuales. Que articula el odio universal como única “canción protesta”. Un Big Mod Hate Trip, como dirían Halo of Flies, que aparecían en una portada con pistolas y bates de béisbol, pillando el ángulo procedente.

Lo escribió Julian Cope en su célebre artículo de 1983 “Tales from the drug attic”: psicodelia es la primera vez que oyes hablar de sexo en el colegio (“el barco se hunde y con él toda tu cordura”). Un vómito tecnicolor. Porque existe otra psicodelia: la del mal rollo, la violencia y la confusión; la de los millares de niños con acné soñando con ser Jagger y masturbándose (y llorando) furiosamente con fotos de Jayne Mansfield en la tierra de los mil párkings, mientras la mitad de sus amigos mueren en Cam Lo (o llevan collares de orejas humanas y decapitan niños); la de los feos y obesos, impopulares y antipáticos, que maquinan venganza contra el guapo de la clase, montando grupos de R&B desvencijado, versionando a Them a toda hostia en los bailes del instituto; la psicodelia pop y showbiz de L.A. versus la psicodelia universitaria y tabarrera de San Francisco; la psicodelia inglesa de 45 revoluciones (mod, agresiva, popular) versus la psicodelia americana de 33rpm (intelectualoide, melindrosa y académica); y todas las reverberaciones futuras del asunto: el recopilatorio Nuggets, los Undertones versionando el “Let’s talk about girls”, Television enamorados de los 13th Floor Elevators, los grupos de psicodelia proletaria inglesa de los 80 (Biff Bang Pow!, The Dentists, The Stingrays), el revival psicodélico de 1985-1989, las bandas antipódicas de Flying Nun y allegados (pocas cosas hay más psicodélicas que el mal viaje homicida de “Pink Frost”, de The Chills) o las guitarras helicoidales del llamado Paisley Underground (Rain Parade, The Bangles y todos los demás). Una psicodelia paranoica, anfetamínica, potencialmente criminal y asqueada de nacimiento. Un manicomio lisérgico. Odio, erecciones y desorientación. La antítesis de lo hippie; el sonido anti-padres definitivo. Bienvenidos a mi psicodelia”.

Si esto les ha maravillado, vengan a verme al Círculo de Bellas Artes.

Kiko Amat y Edward Bunker en Vilassar Noir, 28 de octubre

Es un decir. No voy a estar con Edward Bunker. Por fan que sea, no voy por el mundo profanando tumbas.

Pero sí voy a estar hablando de él, en compañía de su editor español (Dani Osca, de Sajalín), en el marco del festival Vilassar Noir, el día 28 de octubre, domingo, a las 13h, hora exacta -y sagrada- del vermut (lo han hecho a propósito).

¿La información del evento? Pues aquí la tienen, en este machucanfio. Cliquen y ¡zum! Estarán allí.

Kiko Amat en las Conversaciones Literarias de Formentor 2018

Este año 2018 he sido invitado a las Conversaciones Literarias de Formentor (Mallorca), cuyo tema es “Vírgenes, diosas y hechiceras”. Estaré allí mientras duren las conversaciones, y hablaré una miaja el sábado 29 hacia las 12:30, en la sección “Heroínas”. El libro que he escogido es mi viejo favorito El club de los mentirosos, de Mary Karr, heroína total.

Nada, lectores, que si sobrevuelan el hotel Formentor (“a Royal Hideaway hotel”) en helicóptero, o estaban haciendo submarinismo por la zona, vengan a verme rapsodear. Es allí en la playa de Formentor, al laíco del Port de Pollença.

Pueden ver más detalles de todo el pifostio aquí.