La canción del viernes #37: THE VAN PELT The speeding train

Hacía mucho que no colgaba una canción. Estoy pasando un periodo amusical, según parece.

Pero ayer, en el 15º aniversario de Nueva Vulcano, escuché de lejos y mal la primera versión del “Speeding train” de The Van Pelt, y se me atascó un buen pedazo de piedra calcárea en la nuez, con todo lo de pensar en 1997 y esas cosas.

Los entusiastas amigos de La Castanya, por si a alguien le interesa, la incluyeron en el recopilatorio de cosas perdidas de The Van Pelt, Imaginary Third (2014). Es una canción bastante favorita.

Anuncios

La canción del viernes #36: BRADFORD Greed and peasant land

Pseudo-skinheads sensibles de pueblo, Blackburn 1989. Dexys y Housemartins, izquierda en Harringtons y bombachos, trompetas y melancolía. Morrissey dijo que eran los sucesores naturales de The Smiths (y luego versionó su “Skin storm”). Carrera minúscula: 1 álbum, cuatro singles, de 1988 a 1991. Stephen Street les produjo el elepé. Me recuerdan muchísimo a The Claim. Me encanta todo de ellos, como si hubiésemos sido amigos desde el primer día.

Oh, tenían incluso un video:

 

La canción del viernes #35: MARTIN NEWELL Christmas in Suburbia

Una de mis canciones favoritas de uno de mis artistas predilectos. Muy a cuento, como podrán comprobar.

Aprovecho la ocasión para decirles que pasen buenas fiestas y todo eso. Que en el 2018 volveremos a vernos (es un decir; ustedes no van a verme jamás, porque no pienso salir de esta habitación, si puedo evitarlo), y que les traeré unos cuantos artículos fetén, nuevas entregas de los Clásicos Latosos, más entrevistas a pájaros y pájaros que me inspiran y, muy especialmente, AQUELLA COSA.

Pero eso ya será en el nuevo año. Chin-chin, ta-ta, fum-fum-fum y todo lo demás.

 

La canción del viernes #34: TOMMY KEENE Eyes of youth

El pasado 22 de noviembre murió TOMMY KEENE. Yo soy uno de muchos fans entristecidos. Esta de aquí es una de mis canciones preferidas del hombre. Me gusta escucharla al volante, en carreteras muy pequeñas del Alt Empordà y pegando berridos y puñetazos al techo. Cada uno tiene sus hobbies.

 

La canción del viernes #33: ACCIDENT “Leaders of tomorrow”

Major Accident eran más de pueblo que un azadón, y su schtick era, como puede verse, el rollo Naranja Mecánica.  Sus singles como Major Accident me gustan, y su etapa Accident -algo más tardía- me pirra. Es un poco afterpunk y de lo más sombría, un poco como los penúltimos Blitz o los Tube Babies del Frogs. “Leaders of tomorrow”, versión álbum de 1984 (que acaba de reeditar Daily Records para su disfrute aural), me e-m-o-c-i-o-n-a. Especialmente el momento instrumental a lo “Complete control” del medio. Y los coros de “Never believe all is lost“.

La canción del viernes #31 y #32: MADNESS Blue skinned beast y E.R.N.I.E

Una canción no muy famosa de Madness que me deja embelesao. Es una de las escasas canciones abiertamente políticas del grupo. Anti-Thatcher y anti-militarista. Me gusta esto que dicen: “Don’t look shocked when it comes your turn“. Yo le digo lo mismo al gobierno del estado Español. Rajoy, no pongas cara de pasmo cuando te toque caer.

Apareció en el The Rise & Fall, en 1982.

Mi canción favorita de Madness es “Bed & breakfast man”. Es la que me emocionaba a los 16, y nada ha cambiado desde entonces (quiero decir que ha cambiado todo, pero no las canciones que me ponen la piel de gallina). Sin embargo no les incluyo esa, porque es muy conocida. Prefiero poner una secundaria que también me deja embelesao: “E.R.N.I.E”.

Es del Absolutely, de 1980. De niño no sabía de qué rayos iba. Solo entendía una frase: a thousand winners every week. Ahora sí lo sé: va de lotería, y de la máquina ERNIE, la que sacaba las combinaciones de números. Hagan con este conocimiento completamente inútil (tengo muchos de esos) lo que les plazca.

 

 

La canción del viernes #30: DEVINE & STATTON “Turn the aerials away from England”

O from Prado del Rey. Una canción favorita que viene muy a cuento estos días. Después de una semana escuchando lo de “adoctrinamiento de niños”, “escudos humanos”, grotesca cháchara sobre “radicales” y “fascistas” y, hablando claro, repugnantes mentiras y anticatalanismo salvaje y propaganda ultra, he decidido desintonizar los principales canales de televisión estatales de mi aparato.

Ahora pueden seguir diciendo lo que dicen, pero al menos no en mi casa.

‘Cause we’re living in a country second to no-o-o-one.