La Canción del Viernes #78: SUN KIL MOON «Neverending Math Equation»

Mark Kozelek, en modo Sun Kil Moon, versionando (mejorando alucinantemente) una canción asaz sincopada y Beckesca de Modest Mouse. Me flipa mil veces más la versión.

Fan trivia: escuchando esta canción escribí Eres el mejor, Cienfuegos (2012) -lo sé, lo sé-, pero también Antes del huracán (2018) y Revancha (2021).

Lo amplío: mis tres últimas novelas se escribieron mientras de fondo sonaban seis discos de Kozelek: Tiny cities (2005), April (2008), Ghosts of the great highway (2003), Admiral Fell Promises (2010), Benji (2014) y Jesu / Sun Kil Moon (2016). En pura operación repeat, terminando el ciclo y volviendo a empezar.

Pensé que les gustaría saberlo.

Cosas Que Leo #103: THE GREATEST LIVING ENGLISHMAN, Martin Newell

“I, for instance, wanted to write jangly little English songs about love affairs on run-down rainy railway stations. I did not want to write the type of Great Big Rock Songs that hard-loving men in poodle cuts, being all brave-through-the-tears, would bawl out during their US Stadium gigs. I wanted to bring pop music back to the village green. I didn’t want to write about route 66, I was more interested in the A120 side-roads near Elmstead Market.”

The greatest living Englishman

MARTIN NEWELL

Autumn Girl Books, 2019

367 págs.

**** Memorias parciales, sospecho que autoeditadas (del todo coherente con su pequeña cottage industry de DIY pop), de parte de uno de mis músicos favoritos, además de faro espiritual y modelo moral («¿Qué haría Martin Newell en mi lugar?» es una pregunta que me hago con creciente regularidad según avanza mi carrera literaria; y mi vida, vamos)

MARTIN NEWELL (CLEANERS FROM VENUS): “La fama es un vestido que no le queda bien a todo el mundo”

He publicado en El País una pieza entrevistante con uno de mis músicos favoritos y faro en lo espiritual, Martin Newell, de Cleaners From Venus. Me encanta este artículo; espero que les encante a ustedes también y que sirva para difundir su palabra.

En unas semanas colgaré la charla entera, que fue tremendamente didáctica y cachonda y extensa y amplia.

Compren sus discos (por su bien). Y que viva Wivenhoe!