La canción del viernes #39: ABLE TASMANS What was that thing

Siempre me ha gustado el tono de amenaza implícita que tienen muchas canciones de grupos kiwis como The Bats, The Clean o The Chills. La letra va de una cosa, pero la música sugiere que les gustaría clavarte un puñal en el ojo. Es una vibración pre-hostias-en-tu-cara que me recuerda a menudo -emocionalmente- al «I can see for miles» de los Who. Como dije una vez del «Pink Frost»: «el sonido de algo reptando al otro lado de tu ventana: música pop con amenazas, anónimos y catástrofes imprevistas».

Esta, de los Able Tasmans, me encanta. Me da igual lo que afirme la lírica, para mí la canción va de «repite eso si te atreves». Mezclado con algo de espíritu de la escalera, del estilo de «mierda, tendría que haberle contestado eso«. Es de su primer disco, A cuppa Tea and A Lie Down, de 1987 (uno de mis años favoritos para el pop).

Bibliomanía en Mi menor

Este escrito que realicé para Omicron Persei no me salió exactamente como deseaba, pero supongo que tiene sus momentos. Se trata de una lista (con enorme potencial) de las lecturas de toda una vida: libros que amo, que rompí, que simulé leer, que olvidé (con el pedo), que desearía no haber leído…

Podría haber salido de rechupete, pero me temo que la escribí -a ratos- desde la gruta mental del ciego odio homicida, y salió un poco de gairell. Y aún así, supongo que (como decía) no carece de momentos de puntual excelencia. Quizás logren disfrutarla, o simpatizar con alguno de sus argumentos (tirando a descabellados, aunque nacidos de la confesión más drástica y exhaustiva). A mí me gusta particularmente el punto #5, si a alguien le interesa.

Me cuentan que lo ha leído bastante gente, como sucede invariablemente cuando le falto a algo/alguien. Supongo que es consecuencia del afán chismoso del que el homo sapiens hace gala desde que desarrolló la facultad de la expresión oral para poder hablar mal de Ogh, el hirsuto maleducado roba-bayas de la caverna 6.

Chap chap en 2 Top Tens para el verano: Jenesaispop y GQ

Lo que no deja de tenir cierta lógica, porque seleccioné esa chifladura con el propósito claro de que fuese leída durante el VERANO (yo siempre he leído recopilaciones de artículos en periodo vacacional, por si no lo sabían).

Por eso me llena de profunda satisfacción anunciarles, fans y lectores y peña que pasaba por aquí camino a los baños turcos, que Chap chap sigue entrando en listas de lectura veraniegas. Jenesaispop y la revista GQ escogen a Chap chap (y su autor, ese tarado incontinente que va carcajeándose de sus oscuridades permanentes por los bares de Sant Antoni) para este verano del 2015.

Por consiguiente: ¡VIVA!