La canción del viernes #48: FARSIDE Page

No me importa lo que dice en realidad “Page”, porque hace varias décadas hice con ella lo mismo que aquel personaje de The Wanderers de Richard Price:

“En aquellos días de agonizante anhelo y falta de confianza en sí mismo, Buddy había hecho sonar una y otra vez «Little Diane» en el tocadiscos, y la letra había adquirido tal supercarga de significado que el simbolismo de la canción era casi insoportable”.

En efecto. Me atrevería a decir incluso que no quiero conocer su significado real; me la trae al pairo. Es el chute caballar de supersignificado extra que le inyecté yo a los veintipico años lo que de veras me conmueve (como sucede a menudo en el pop cuando nos interpela directamente, o hacemos que nos interpele).

Una de las primeras canciones que le grabé en casete recopilatorio a mi mujer, en el año 1996. Hardcore melódico de California Sur, lo mejor de Revelation Records (junto a Sense Field), con una voz que funde témpanos y tímpanos. Aún me encanta y me hace pegar brincos.

Audience” es mi otra favorita del disco. No me importa lo que dice, tampoco.

Anuncios

Jon Bunch a la gespa

Es una semana de escritos fúnebres. La recomentadísima muerte de Leonard Cohen -cuyo arte, por respetable y excelente que me parezca, ha influido exactamente un 0% en mi vida y trabajo y visión y ambición- me inspiró para escribir la columna “Jon Bunch a la gespa”, para mi serie Hòsties al Fibló, para el PLAY, suplemento del periódico Ara.

Va de un músico que sí me inspiró y me dio fuerza, y que también murió (en circunstancias casi opuestas a las de Cohen) en enero de este año, y nos enteramos tres. Y el cabo.

Hablo, por supuesto, de JON BUNCH, de mis adorados SENSE FIELD.

Si no me equivoco, los amigos de PLAY han incluído el clip de “Voice” en el artículo, siguiendo mis meticulosas instrucciones, así que yo me permito endiñarles aquí otra favorita personal del Building (Revelation, 1996), “Overstand”, quizás la canción que más escuché a finales de 1996. Ahí está todo. La fuerza del camino de hierro. Ese es mi 1996.